La Alberca fue el primer pueblo de España en ser declarado Monumento Nacional en 1940, y posteriormente Conjunto Histórico Artístico, permitiendo así conservar el casco urbano hasta nuestros días.

Una de las teorías más extendidas sobre el origen del nombre de La Alberca es que proviene de la palabra hebrea “Bereka” combinada con el articulo árabe “al”, dando lugar al nombre de Al-Bereka que significa lugar de aguas.

Podemos ver en La Alberca la influencia de los judíos conversos que se asentaron en esta zona; las calles son estrechas, tortuosas y laberínticas, los voladizos de las casas cierran el paso al sol consiguiendo ese ambiente acogedor, reservado e íntimo que caracteriza a los pueblos árabes y a las juderías.

Destacan en La Alberca la Plaza Mayor con los soportales y el crucero con el Crucificado en el anverso y la Virgen en el reverso; la Iglesia de Ntra. Sra. De la Asunción, reconstruida entre los años 1730 y 1731 por el arquitecto Manuel de Larra Churriguera.