La Peña de Francia es el más bello mirador de la Sierra de Francia, sobre la que se yergue dominante con sus 1723 metros de altura y cuyas vistas dominan los campos de Salamanca, las tierras de Ciudad Rodrigo, Extremadura con Las Hurdes a sus pies y mira de igual a igual las Sierras de Béjar y Gredos. Y coronada con un Santuario en honor de Nuestra Señora, la Virgen de la Peña de Francia.

Debe su nombre seguramente, al Señor que repobló estas tierras , luego que D. Alfonso VI sobre el año 1100 expulsara a los moros y entregara a su yerno D. Raimundo de Borgoña, que era francés, esta comarca.

Otro francés, Simón Veil, hacia 1434, tras una “revelación”, buscó y encontró una imagen de la Virgen María en una gruta en la misma cima de la montaña. Enterado el Rey D. Juan II de Castilla patrocinó la construcción de una Iglesia y monasterio para el culto de Nuestra Señora que, administrado por la orden de Los Dominicos, tuvo en tiempos gran poder e influencia en el Nuevo Mundo .

Luego del abandono en tiempos de la “desamortización” de Mendizábal, fue reconstruido a mediados del siglo XX por el padre Constantino cuyos restos están sepultados en la capilla de la Virgen.